¿Cómo es el dormitorio juvenil perfecto? ¡Una mezcla de ocio y estudio!

Son muchos, muchísimos los padres que andan como locos por encontrar el dormitorio juvenil perfecto para sus hijos o hijas. Todo comienza con una ilusión desbordante, pero, en ocasiones, se termina hundido en un mar de dudas. Si estás en ese momento, ven a Decokó. Vamos a tratar de ofrecerte una serie de claves que te harán volver otra vez a salir a la superficie.

En DECOKÓ creamos espacios preparados y diseñados para hacer que nuestros hijos estén cómodos. Ese es el primer objetivo a tener en cuenta. ¿Sabes todas las horas que van a pasar en ella jugando o estudiando? Por ello, todo lo que diseñemos o proyectemos tiene que ir encaminado a optimizar la estancia para que ellos puedan disfrutar y rendir al máximo.

¿En qué fijarnos para obtener un dormitorio juvenil perfecto?

Más allá de gustos personales en la elección de colores, muebles y accesorios, lo primero a tener en cuenta es que entendamos que el espacio que vamos a crear es el espacio de nuestros hijos en donde ellos se tienen que encontrar felices y donde pueden dejar volar toda su imaginación.

Por eso, hay que tenerles en cuenta, priorizando sus gustos. Es ahí donde entran los profesionales de DECOKÓ, conectando las ideas de nuestros niños con la mejores técnicas y herramientas para hacer posible este sueño.

¿Y por dónde empezamos? Os damos algunas pistas:

  • Iluminación. Para alcanzar el dormitorio juvenil perfecto, es muy importante tener en cuenta la orientación de la habitación para saber con cuantas horas de luz natural contamos. A partir de ahí, plantear ciertos puntos estratégicos y colocar la iluminación artificial de la habitación, haciendo sus diferencias entre luz de estudio, luz ambiental, luz de juego…
  • Distribución. En este punto, dependeremos en gran medida de la iluminación, ya que esta marcará las diferentes estancias del cuarto, como la zona de estudio, la zona de juego o la zona de relax.
  • Una vez claras la iluminación y la distribución, pasaremos a elegir qué muebles encajan más con la personalidad de nuestros hijos. ¿Modernos, fantasiosos, clásicos? Todo acorde a ellos, que se sientan parte de la habitación y complementen a nuestros hijos. Esta es la verdadera finalidad del mobiliario, además, por supuesto, de cubrir su función. Una cómoda y espaciosa cama, un escritorio amplio donde puedan pasar horas estudiando, una silla ergonómica y preparada para aguantar tanto el tiempo de estudio como para estar un ratito jugando a “la play“…
  • Decoración. Es aquí, en la decoración, dónde dejaremos que ellos se expresen y decidan el color de sus paredes, la alfombra, la ropa de cama, los cuadros… Estos detalles que harán del espacio, su espacio. Y que, además, indudablemente dará ese toque final y convertirá este espacio en el espacio de tus hijos.

Las ilusiones de tus hijos, nuestros proyectos. Nuestros proyectos, el trabajo de muchos.

Ven a DECOKÓ, te ayudaremos a cambiar.

Severina Galdón

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *